La seguridad de los vehículos que circulan por las carreteras evita muchos accidentes; esa razón justifica sobradamente que pasemos debidamente la ITV.