Millones de averías suceden cada año a causa de fallos muy comunes; fallos que suelen ser causados por un mal servicio y mantenimiento. He aquí los principales culpables (los cuales comprobamos durante su revisión).

Su batería

Documento sin título

¿Está totalmente cargada? ¿Están los terminales limpios y protegidos contra la corrosión? ¿Son las abrazaderas y las conexiones seguras? Si no es una de las modernas libres de mantenimiento, ¿necesitan rellenarse? (Vea nuestra sección de baterías para más detalles).

Sus ruedas

Documento sin título

¿Son las presiones correctas? ¿Están los flancos o las llantas dañadas (pueden causar fugas lentas)? ¿Es la profundidad del neumático la legal en toda la anchura del neumático? (Vea nuestra sección de ruedas para más detalles).

Su alternador

Documento sin título

Este es el propio generador eléctrico del motor, transformando la energía mecánica en energía eléctrica para hacer que funcionen la mayor parte de los sistemas eléctricos de su coche. ¿Puede usted saber si hay un problema cuando los faros del motor parecen más oscuros yendo al ralentí? O si la temperatura se eleva rápidamente. Ambos síntomas podrían indicar que se ha dañado o roto la correa. Incluso si no vemos estas señales, no está de más comprobar la correa de todos modos, sólo para estar seguro.

Su distribuidor

Documento sin título

El distribuidor reparte energía eléctrica a las bujías. ¿El distribuidor tiene la tapa en su lugar?, ¿los cables que se conectan las distintas partes correctamente?. Es importante que la cubierta protectora se encuentre bien situada, y que la suciedad o la humedad no traspasen, ya que podría afectar a su encendido.

Sus líquidos

Documento sin título

Suena obvio, pero es esencial para mantener en los niveles adecuados el aceite, los líquidos del radiador y los del limpiaparabrisas. Si cualquiera de los depósitos de estos tiene una fuga o se agota, podría tener graves problemas.

Sus frenos

Documento sin título

Huelga decir que estos los comprobamos con rigor. Luces, pastillas y discos.

Su cable de embrague

Documento sin título

Este se encuentra bajo constante tensión, por lo que es muy propenso al desgaste. Si se agota rápido y totalmente, usted perderá el control del motor. Y créanos, no le gustará que esto ocurra.

Sus bujías

Documento sin título

Están expuestas a la suciedad, el hollín y a imanes, todo lo cual puede afectar a su rendimiento. Pero su cambio es fácil y poco costoso.

Sus correas

Documento sin título

Al igual que la mayoría de las cosas en la vida, pueden deteriorarse con la edad. Así que es mejor echarles un ojo vigilante no vaya a ser que pierda de repente el coche su fuerza o la conexión eléctrica a 120 km/h en el carril rápido.