Al igual que el resto de los componentes, los frenos se deterioran con el tiempo. Sin embargo, debido a que ocurre gradualmente, muchas personas no notan la diferencia. Como los coches nuevos cada vez son más potentes, este deterioro puede ser cada más peligroso. Así que, por favor tómese un momento para pensar si ha notado alguno de los siguientes síntomas.

Si ha escuchado como un chirrido a la hora de frenar es probable que las pastillas de su coche estén excesivamente desgastadas y necesiten ser reemplazadas, y a lo peor junto con los discos si están dañados. Si el coche se va a un lado cuando frena, esto generalmente significa que se ha pegado o agarrotado algún componente mecánico o hidráulico. Si el pedal se siente como esponjoso, podría haber aire en el sistema hidráulico debido a una fuga del líquido de frenos. Si vibra podría tener una distorsión en el disco del freno o en el tambor.

Más obviamente, si la luz de advertencia de freno está brillando como un árbol de Navidad en su salpicadero o puede tirar de su freno de mano hasta mayor altura de lo que debería (más de 6 a 8 clics en los automóviles modernos) por favor NO haga caso omiso de ello. Venga a ver a uno de nuestros especialistas en Mechanical Maestrum en frenado lo antes posible. Porque en primer lugar está salvar su vida, luego ya nos preocuparemos por ahorrarle dinero.