Hay mucho más en el escape de su coche que el tubo de escape que asoma por detrás. Además de lanzar fuera los humos del consumo, controla el ruido, aumenta el rendimiento del motor y mejora el consumo de combustible. Pero debido a que está escondido en la parte inferior, no es siempre fácil ver si tiene algún problema (a menos que escuche con atención). Si escucha ruidos extraños procedentes de su escape (un rugido, o vibración) lo mejor que puede hacer es acercarse a vernos tan pronto como pueda.

Nuestros especialistas en escape serán capaces de diagnosticar el fallo y le ayudarán a decidir la mejor opción. Si el fallo ha sido descubierto a tiempo, puede ser posible que sea suficiente con cambiar sólo una pequeña parte en lugar de todo el sistema (lo que permitirá ahorrar tiempo y dinero). Creemos que si le ahorramos dinero a corto plazo, volverá a vernos a largo plazo.