Uno de los signos más evidentes es si en el comportamiento de su coche, el rendimiento empieza a bajar- no se maneja tan bien como solía en el mal tiempo o tarda más en detenerse cuando le pisa el freno. Si tiene cualquier duda sobre la seguridad o el estado de sus neumáticos, no se arriesgue. Pídanos que se los miremos.