No se aconseja mezclar un tamaño con otro a menos que sea aprobado por el fabricante del vehículo. En los casos aprobados, sería para su uso en una determinada velocidad máxima (80 km/h, normalmente) y durante el menor tiempo posible. Hay leyes con respecto a las piezas de repuesto temporal que incluyen el uso de distintos colores de llantas.