Con un sistema indirecto, la pérdida de presión del aire es alertado mediante los sensores de ABS / ESP. La presión del aire no es medida directamente, pero la calcula sobre la base de la rotación de neumáticos.

Los sistemas indirectos son montados en vehículos como el Mercedes Clase A, MINI y Mercedes SLK. Los conductores sabrán que han pinchado, o que han sufrido pérdida sustancial de presión de aire, por una señal de alarma en el vehículo. Esta señal de advertencia no significa necesariamente que el neumático ha sido dañado. Los sistemas indirectos no son tan precisos como los directos, que detectan pérdidas mínimas de presión de aire. Sin embargo, con la mayoría de los pinchazos esto no es un problema.

Al igual que con un neumático convencional, los vehículos instalados con RunFlat, requieren regular la presión de los neumáticos con cierta frecuencia (1 vez al mes).

Los sistemas indirectos no requieren de re-inicialización. Desde la Unidad de ABS se detecta cualquier cambio.