Los fabricantes de neumáticos sólo recomiendan los neumáticos RunFlat, para aquellos vehículos que han sido diseñados con este fin, y están equipados con un sistema de control de presión.

Existen dos tipos de sistemas de control, clasificados en directos e indirectos. Tanto directos como indirectos disponen de un indicador de advertencia de pérdida de aire para advertir al conductor. Normalmente, este tipo de vehículos, disponen de una pantalla electrónica que se encuentran en el panel del conductor que advierten en todo momento del nivel de presión. Indirectos y directos son sistemas instalados como equipo original por una serie de fabricantes de vehículos como Grupo VW, Audi, Mercedes y BMW. Actualmente cada vez más fabricantes incluyen estos sistemas en sus vehículos aunque finalmente estos coches no estén equipados con neumáticos RunFlat.

BMW lidera el mercado de la tecnología RunFlat , incluido el en nuevo Serie 1 y la nueva Serie 3. BMW creo 5 millones de neumáticos RunFlat que se instalaron en sus vehículos durante el año 2005.