Cuando un neumático convencional se pincha, la presión del aire se pierde, el calor se acumula y el neumático y la llanta suelen resultar dañados. El resultado es que el vehículo no puede ser controlado con seguridad.

La tecnología RunFlat (correr desinflado) es exactamente como suena - que le permite seguir conduciendo su coche después de un pinchazo, incluso cuando el neumático está completamente desinflado, durante aproximadamente 80/100 km a una velocidad de 80 km/h.

El secreto de este tipo de neumáticos, es que tiene los flancos reforzados con inserciones de goma resistentes que evitan el excesivo calentamiento cuando se desinfla. Aguanta el peso del coche incluso cuando la presión del aire, que normalmente hace este trabajo, ha desaparecido. La acumulación de calor es también minimizada. Se puede continuar conduciendo sin perder el control sobre el vehículo.

runflat

De hecho, el conductor, en la mayoría de los casos ignora que ha pinchado y, por tanto, es esencial que el vehículo posea sensores de presión en los neumáticos (sistemas de vigilancia instalados en el coche para alertar a los conductores cualquier pérdida importante de aire).

Los conductores ya no tendrán que preocuparse por quedarse "tirados" en la carretera a causa de un pinchazo, o peor aún, tener que hacer frente a peligrosas situaciones de descontrol del vehículo. runflat El cambio de neumáticos en el arcén también será cosa del pasado, como será tener que esperar al servicio de rescate (por lo menos por este motivo). Los neumáticos RunFlat le mantendrán en el camino con la seguridad de que llegue a su destino.

Y. "RunFlat" sigue evolucionando. Al igual que con anteriores hitos en la historia del automóvil tales como ABS y airbags, se espera que un día, los neumáticos RunFlat serán instalados en todos los coches. En la actualidad está disponible en determinados modelos de coches que han sido especialmente equipados con sistemas de vigilancia de la presión.